Se agregó correctamente a su carrito.

Carrito

El 11 de Febrero estaba en Cerler, en el primer viaje a la nieve de LittleN. Fue un viaje precioso, nos hizo sol todos los días y había mucha nieve. LittleN y V. (su prima) disfrutaron de la nieve y las clases, eran unas pequeñas hormigas atómicas bajando pistas. La segunda noche noté unos mareos muy raros y empecé a tener sospechas de que algo me pasaba, pero nunca imaginé que pudiera estar embarazada de nuevo, pues llevábamos casi dos años buscando y habíamos decidido “rendirnos”, convencidos de que no iba a ser posible.

Pero al volver a Madrid, me di cuenta de que tenía un importante retraso, más de lo normal. Me hice la prueba y no tardaron ni 5 segundos en salir las dos rayitas. No había dudas: mareos, dolor de pecho, cambios de humor… Y ahí, frente al test, volteé los ojos pensando: “¿Cómo no te has dado cuenta, Raquel?”.

El corazón empezó a latir muy rápido, no me lo podía creer, estaba de nuevo embarazada, era otro milagro. No podía esconder que estaba emocionada e ilusionada. Y sabía perfectamente, sin lugar a dudas, de cuánto estaba. Cuando digo que sabía perfectamente de cuánto estaba, es que no había duda. Seguro que muchas me entendéis.

El 22 de Febrero fui a hacerme mi primera ecografía, estaba de 6+3 semanas. La ginecóloga me dijo al hacerme la eco que era muy pronto para ver latido, y que volviera en la semana 8. Me dieron cita para un mes después.

El 22 de marzo fui a hacerme la segunda eco, semana 10+3. La ginecóloga me dijo, de nuevo, que era pronto para escuchar latido ni ver nada, que estaba en la semana 6+3, que volviera en dos semanas. Mi corazón se paró y mi cabeza no lograba entender, ni quería entender. Le dije que estaba completamente segura de que estaba en la semana 10+3, que no tenía ninguna duda. Ella me dijo que eso era imposible que lo supiera, y que volviera en dos semanas.

Salimos del hospital directos a pasar un fin de semana en La Rioja con mi hermana, un fin de semana en familia. No quise proyectar negativamente, pero no podía evitar pensar en ello en cada paso dado ese fin de semana. Lo comenté, y todos me decían que esperara, que no le diera tantas vueltas…

Yo, mientras pasaban los día, sentía que mi cuerpo cambiaba de nuevo. Volvía a ser el de siempre, poco a poco. No tenía dudas, pero no podía -no me dejaban- decir lo que sentía, ni “pensar” en negativo: “No le des vueltas”, “sé positiva”, “ni lo pienses”.

Pero no era pensarlo, era sentirlo.

A nuestra vuelta a Madrid, no podía soportar la idea de esperar hasta el 9 de abril para escuchar lo que ya sabía. Y en contra de lo que me decían, decidí ir a otros profesionales. Que alguien me dijera en voz alta lo que yo ya sabía y nadie me dejaba decir.

El mismo lunes 25 pedí cita con mi médico de cabecera, y fue el que me lo dijo bien clarito: “Si está de 6 semanas y sabes que estás de 11 es que algo va mal”, pero añadió: “Pero es que eso es imposible que lo sepas”.  Otra vez.

El jueves 28 mi madre me escribió:

  • “¿Qué tal estás cariño?”
  • “Bien mami….Bueno la verdad es que no, siento que algo va mal, que el bebé no crece, no se ve el latido. Todo el mundo me dice que no puedo saber en qué semana estoy y SÍ lo sé. Lo sé mamá…no puedo esperar hasta el 9 de Abril.”

Al día siguiente mi madre se plantó en Madrid (desde Asturias), y me obligó a ir a la matrona (yo ya me había rendido y no quería o no podía hacer ya nada). Sentada frente a esta maravillosa mujer, volví a contarle la historia, e inmediatamente me dijo que fuera a La Paz a urgencias, que todo esto era muy anómalo.

Después de mi madre, fue la primera profesional que me creyó.

Así que empujada por mi madre fui a urgencias a contar, una vez mas, lo que me pasaba. La enfermera que me atendió me hizo sentir realmente mal. Me repitió que era imposible que yo supiera en qué semana estaba, y que debía haber hecho caso a mi gine, esperar dos semanas más y comparar ecos. Que no podía ir pidiendo abortar sin “pruebas”.

¿Os imagináis cómo me sentí? No podía hablar. Pero mi madre habló, y pidió que me viera una ginecóloga.

Llegó la ginecóloga de urgencias, una joven chica del sur. Le conté de nuevo todo, le enseñé ecos anteriores y al hacerme la eco no tuvo dudas. “Tu gestación se ha parado en la semana 6, Raquel”

Mi corazón volvió a pararse, pero esta vez no volvió a latir de la misma manera. Nunca lo volverá a hacer.

Y entonces comenzó a explicarme diferentes maneras de proceder. Me dijo que no le diera una respuesta en ese mismo momento, que esperara y me fuera a dar una vuelta. Dos horas para decidir cómo.

Fuimos a tomar algo, y yo solo intentaba hacer ver que estaba en este mundo, sonreír, hablar.

A las dos horas le dije a la doctora que no quería verlo, que decidía hacerme un legrado. Me dio cita para el lunes y dos pastillas para dilatar el cuello del útero dos horas antes de acudir al hospital a operarme. Ahí dejé de escuchar, no oía a nada ni a nadie.

El fin de semana, a pesar de estar rodeada de personas maravillosas, se hizo largo, duro y doloroso. Muy doloroso. Aceptar que mi bebé no tenía latido y que tenía que despedirme de una fea manera en unos días se hacía especialmente duro.

Llegó el lunes, tras una noche sin pegar ojo. Me levanté a las 7 de la mañana, desolada, para introducirme esas dos pastillas que iban a dar comienzo al adiós.

A las 9:00 mi madre vino de nuevo desde Asturias para acompañarme, y por el camino me obligué a comer una mandarina y un trozo de pan, sin ganas, pensando que el día iba a ser largo y no iba a poder comer nada.

  • “¿Vienes en ayunas verdad?”
  • “No”
  • “¿Es que no lees los informes? Lo pone bien claro.

Pues no doctora, desde que el viernes me confirmaron que mi bebé ya no estaba vivo dejé de escuchar, de sentir, de pensar…

  • “Pues te vas a volver a casa y te programamos operación para mañana”.
  • “Pero me he metido las dos pastillas”.
  • “Pues has empezado con el proceso, tienes que quedarte y te operamos de tarde”
  • “¿Con qué proceso?”
  • …..

No hubo respuesta ni explicación, o al menos yo no la escuché.

Inmediatamente empezaron los dolores, dolores menstruales muy grandes.

  • “Me está doliendo mucho” “¿Es normal?”
  • “Sí, estás empezando con el proceso”
  • “¿Qué proceso?”
  • ………

Nadie me dijo que estaba de parto… Me di cuenta cuando las contracciones y el dolor, que normalmente gestionas en un embarazo en varias horas, se iba a concentrar en dos horas. Dos horas que jamás olvidaré.

Yo gritaba y pedía que por favor me dieran algo, que me pusieran epidural, algo. No podían darme nada más que calmantes, porque como en unas horas iban a operarme y ponerme anestesia general, no podían ponerme nada mas.

Dos largas horas de gritos, fiebre, sudor, lágrimas, vómitos y sangre…. Sangre que no quería ver ni sentir. Estaba expulsando a mi bebé entre insultos, gritos y llanto. Suplicando que pararan este sufrimiento.

Me dormí llorando, con sangre entre mis piernas, y preguntándome una y otra vez por qué… No tenía ganas de hablar ni de mirar a nadie. Tampoco a mi madre a la que había gritado y pedido que por favor parara el dolor, cargándole con una horrible losa.

Me despertaron con la frase de “vamos al quirófano”. Ya todo me daba igual.

Al despertarme resultó que había perdido mucha sangre en el legrado por un mioma, y mi hermana y mi madre estaban algo pálidas. Cuando sentí a mi hermana solo alcancé a decirle: “ha sido horrible”, y sólo quería seguir durmiendo.

“No pasa nada”, “la naturaleza es muy sabia”, “mujer legrada mujer embarazada”, “en unos días ya vas a estar mejor”, “en dos meses lo vuelves a intentar”, “piensa en tu hijo y lo afortunada que eres”…!!¿¿Me podéis dejar en paz??!!

No cuestiono la buena intención, no me malinterpretéis, pero hay ocasiones en que es mejor no decir nada, y esta es una de ellas.  Me sentía incomprendida, culpable, frágil, destruida, triste, vacía. Ya no era la misma, ya no soy la misma. No sabía que nunca iba a volver a ser la misma.

Sigo pasando mi duelo, sigo buscando respuestas, sigo sintiendo que estoy vacía, y mi vida sigue, sigo trabajando, viajando, riendo, bailando… Pero jamás seré la misma.

Aún siento que tengo que cerrar esta herida de alguna manera, pero no sé ni qué, ni cómo, ni cuándo. Lo haré. Pero el mismo lunes 1 de abril alcancé a escribir esto antes de comenzar con los dolores:

“Mi estado emocional ahora mismo, no es el mejor. Pero voy a cerrar los ojos y pensar en ese sitio que solo nosotros sabemos. Donde nos encontramos, donde nos vamos a despedir y donde acudiré para recordarte. El que siempre será nuestro sitio.

Cierro los ojos para darte las gracias por haber venido a mí, para recordarte y recordarme que estemos contentos, que debemos sonreír, aunque nuestra historia no pueda llegar hasta el final.

No tienes la culpa pequeño, nadie tiene la culpa, pero la vida en ocasiones es así, y el destino y el universo han querido que así fuera, para asegurar la salud de ambos.

Desde mi más profundo amor tengo que dejar que te vayas, y te pido perdón. Hoy tengo que explicar a tu alma, que ya no estarás en ese cuerpecito que aún estará en mi interior unas pocas horas mas. Forma parte del proceso.

Desde mi mas profunda tristeza, y agradecida por este tiempo juntos, me tengo que despedir de ti.

Guardaré siempre un espacio dentro de mí pata ti.

Siempre permitiré a mi mente recordarte con amor.

Gracias… Gracias por haber existido y por haber sido ni hijo. Ahora y siempre.”

Esto me hizo pensar en todas las mujeres que pasan por esto y lo poco que se habla de ello. De la poca importancia que le damos y de lo incomprendidas que están. Con estas palabras no busco consuelo, pero deseo que se pueda entender que esto, que tanto sucede, es duro, es un duelo y como tal hay que ser empáticos y respetar el dolor, sentimientos y cambios que provocan en las mujeres.

Y se que no es lo peor que le puede pasar a una persona, pero eso no quita que duela y deje una marca que nunca, y repito nunca, desaparecerá.

Unirse a la discusión 57 Comentarios

  • Carmen dice:

    No se puede explicar mejor. Aun así, solo quien lo ha vivido lo entiende. Recordarás el día en que tendría que haber sido su cumpleaños toda la vida. Volverás a ser feliz plenamente y recordar esta experiencia te proporcionará madurez y calma (sí, sí, calma. No ahora pero dentro de un tiempo). Te servirá para ser más sabia, para valorar mucho más el milagro del hijo que ya tienes. Para desarrollar tu empatía aún más. Y encontrarás otras mujeres a las que admirar y que te admirarán por haber compartido una experiencia tan dura y haber logrado sobreponeros, sobreponernos. También encontrarás quien te diga que «eso» no es perder un hijo, que total ni siquiera era un bebé. Y entonces aprenderás el autocontrol. Y de nuevo la sabiduría, esta vez emocional, de reconocer que tus sentimientos hacia ese hijo no dependen del n° de células que lo formaban y de no dejarte influir por ello. No te conozco de nada, tan solo de refilón he visto una mención sobre este post en el Instagram de malasmafres. Pero ya te admiro, te respeto, te aplaudo y sobre todo te abrazo fuerte.

    • María dice:

      Gracias por compartir tu experiencia. Yo perdí mi bebé en la semana 11. Estuve toda una noche con dolores que fueron aumentando, y cuando empecé a sangrar a las 6 AM nos fuimos al hospital. Me dijeron que todo iba bien, pero que fuera a otro hospital a hacerme una eco para ver de dónde venía el dolor. En el otro hospital topé con una médico hecha de hielo, que me dice que cree que estoy abortando pero que no me lo asegura. Que me vaya a casa y ya veo si aborto o qué. Bajando las escaleras comencé a sangrar de una forma tremenda. Vuelvo al médico y me dice lo mismo: que cree que el bebé está muerto, que me vaya a casa. Y yo quería matarla, ¿cómo que cree? ¿No puede saber si mi bebé está vivo? ¿Me toma el pelo? En casa comencé a sangrar de una manera inhumana, todo estaba lleno de sangre, y lo peor era sentir los restos que salen con la sangre, que mi bebé estaba ahí. Perdí tantísima sangre que llegó un momento que no podía mantenerme consciente. Tengo el recuerdo de estar tirada en el suelo del baño, embadurnada en sangre, y mi marido llamando al hospital desesperado, y la señora de hielo decía que no me llevara al hospital que no podía hacer nada por mí. El dolor era absolutamente insoportable, tenía contracciones, vomitaba y me desmayaba a cada minuto. Me sentí más muerta que viva. Después de todo un día de agonía, mi marido consiguió que viniera una ambulancia por mí. Yo seguía desmayándome a cada momento y los chicos de la ambulancia decían que cómo era posible que estuviera tan grave y no quisieran atenderme. Llegué al hospital deshidratada, con la tensión por los suelos y había perdido muchísima sangre. Me operaron de madrugada un domingo a medianoche, pasando varias horas en observación porque no conseguían estabilizarme. Estuve varios días ingresada con transfusiones de sangre. Y cuando volví a casa reviví la pesadilla. En mi caso pienso que me ha dolido mucho la falta de respuestas y lo traumático que fue todo. Dicen que el tiempo cura. Y me gustaría quedarme otra vez embarazada, pero no quiero que el miedo a revivir esto se adueñe de mí.

      • Edith dice:

        Me pasó lo mismo es horrible

        Un día soñé que te tendría en mis brazos
        Pero hoy mi corazón está hecho pedazos
        Por qué el tuyo dejo de palpitar.

        Pude sentirte en Mi vientre, fui tu madre
        Y mi amado esposito fue tu padre
        Y nunca te vamos a olvidar.

        Y aunque nunca vimos tus ojitos,
        Ni pudimos acariciar tus cachetitos
        En nuestro corazón siempre estarás.

        El único consuela que me queda,
        Es poderte conocer cuando se cumpla
        La hermosísima promesa de Jehová,
        Cuando diga a los han dormido en la muerte: «Despierta ya»

    • Gracias por tus palabras. No he querido leer ni responder nada hasta hoy…que ya me siento con fuerzas de responder y hablar más abiertamente del tema. Y me «grabo» cada una de tus palabras. Gracias, de corazón.

    • LIZBETH dice:

      He pasado por lo mismo, tenia 10 semanas de embarazo pero mi bebé dejo de latir su corazon en la semana 8, aun no entiendo el porqué, estaba muy emocionada todos esos sueños e ilusiones se desmoronaron en cuestion de segundos son muchos sentimientos encontrados, aun pienso si hubioera esperado otros dias quizá su corazon latía , pero me dicen que era peligroso por mi salud, lo que me da mucha fuerza en salir adelante es mi primer hijo, aunque lo veo y me da tristeza el saber que el tambien perdió la ilusión de tener un hermanito… Gracias a los profesionales de salud que me atendieron que estuvieron siempre al pendiente y que me dieron la opcion de darme los restecitos de mi hijo, ahora los enterrere en un planta y que crezca y florezca , siento será un alivio para mi verlo convertido en una hermosa flor.. se que esto es dificil, pero leerlas me tranquiliza, el saber que no soy la unica que ha pasado ´por algo asi y al leerlas comprender el dolor que es perder a un hijo aunque con pocas semanas es nuestro hijo….

    • Soledad dice:

      Yo hace 1 semana acabo de pasar x algo igual la verdad es muy doloroso mental y físicamente. cumplí 11 semanas el primero de febrero y acudí a mi sita con mi ginecólogo viendo la ecografía me comenta que ya esta muy formadito y que es un varón mi esposo y yo muy felices pues después de 4 años xfin seríamos papas de nuevo para eso el doctor mide al bebe y me comenta que el bebe se retrasó una semana en su crecimiento yo alarmada el doctor me dice te boy a mandar a una clinica a ser un estudio mas detallado y pues al dia siguiente acudo a mi cita en la clinica después de tanto buscarle latido a mi bebe el doctor me da la mala noticia de que mi bebe ya no estaba vivo mi mama estaba con migo eya me abrazaba xq yo no paraba de llorar me tranquilize le able ami ginecólogo y le di la fatal noticia y me sito en su consultorio ay me dio dos patillas para inisiar trabajo de parto y empese a sentir mucho dolor insoportable pero no sangraba al dia siguiente acudo al hospital me internan y me comienzan a poner un gel vaginal cada 3 horas para dilatar pero nada solo sentia mucho dolor pasaron 3 dias y yo seguía en el hospital intentaron con unas pastillas mas fuertes y nada el sabado alas 6:30 am entran xmi y me llevan al quirófano y me practican un legrado muy doloroso xq nunca dilate ni sangre me bebe estaba muy pegado tardaron mucho para despeguarlo dure 50 minutos en el quirofano tube una hemorragia me pusieron sangre y hemoglobina x lo devil que estaba despues de 5 horas del legrado comvulsione ya estoy en casa recuperándome de lo fisico xq síento que el dolor emocional nunca va a pasar es algo indescriptible el perder a un hijo siento que es algo que nunca se supera.

    • Kika dice:

      Con lágrimas en los ojos, gracias por dibujar estos sentimientos con palabras.

  • Sandra Espina dice:

    Te entiendo porque lo he experimentado en primera persona. Es un dolor, un. Acio, una soledad y una tristeza muy grande, y la vida sigue, es cierto. Pero el día del adios, para mi ha sido de los mas tristes de mi vida. Volver a casa con los brazos vacíos es un sentimiento indescriptible que solo conocemos quienes desgraciadamente, lo hemos experimentado. Muchos besos y mucho ánimo.

      • Libra dice:

        Acabo de pasar por algo similar.

        Y me siento igual de incomprendida.
        El 19 de diciembre me entere de que estaba embarazada, cuando fui a la gine me dijeron que estaba de 5 semanas y el 5 de enero empecé a tener un poco de sangrado, el dia 6 fui a urgencias por que no paraba aunque no era demasiada cantidad, habían pasado 2 semanas con lo cual estaba ya de 7 semanas y media, pero me dijeron que estaba de 6, no le di demasiada importancia a eso en el momento por que estaba más preocupada por lo que estaba pasando. No me aclararon nada, me tomo una muestra de sangre, me hizo una eco y que si el sangrado aumentaba volviera.
        Al día siguiente, el día 7 tuve que volver, por que amaneci llena de sangre y sentía dolor algo más fuerte de como si estuviera menstruando, estuve esperando 2 horas a que me atendieran y cuando por fin lo hicieron, en la eco volvieron a decirme que estaba de menos semanas, había latido y pude verlo, aunque no escucharlo. Aún así me mandaron a casa y me dijeron que no volviera a no ser que sangrase mas, solo si aumentaba o tenía fiebre, pero no por continuar con la misma cantidad. Me indicaron que adelantará la cita con mi ginecóloga para 5 días después, conseguí que me la adelantasen para una semana después, es decir para ayer día 13 de enero, por que decían que era muy pequeño y no podríamos ver nada.. yo solo quería saber que pasaba, pero el 12 por la noche sabía que ya no había esperanzas no me sentía igual y solo esperaba la confirmación de la peor noticia que podían darme.
        Cuando la ginecóloga fue ayer ha hacerme la ecografia se quedó callada unos segundos.. y soltó «no hay nada, esta vacio. Has expulsado todo»

        He perdido a mi bebé, y siento que no han querido hacer nada para intentar evitarlo. No sé si se podía hacer algo o no, solo se que el corazón de mi bebé tenía latido cuando todo empezó y lo único que me dijeron fue que tomará paracetamol para el dolor y me fuera a casa.

        Ahora todo el mundo dice lo mismo «eres joven, puedes volver a intentarlo, tendrás otro…»
        ¡Pero nadie entiende lo que se siente!

    • Raquel dice:

      Gracias necesitaba leer algo con lo que me sintiera comprendida

    • Soledad dice:

      Hola mi nombre es soledad… son las 5 a.m. no puedo dormir durante la tarde fui a hacerme la eco de las 12 semanas toda ilusionada y en esa eco vi y me dijo el dr. El bebé no tiene signos vitales… se me derrumbó el mundo. No se que paso el bebé parecía venir con un problema congénito. Ahora lo peor es que debo esperar el sangrado y si hasta el viernes no se produce ver al dr. Lloro y lloro no encuentro respuesta y la agonía no termina…. solo se que mi bebé se fue y se lo entregó a dios no queda más que resignarse

    • IGG dice:

      Es inevitable no llorar leyendo la historia de cada unas de usted, yo recién acabo de enterarme hace 4 días que mi bebe, el cual creía tenia 8 semanas ya no tenia latido.

      No he podido hacerme el legrado, pues para ello necesito la prueba del COVID, estoy muy triste, siento que mi corazón se desgarra del dolor, de saber que no se mueve nada dentro de mi, incluso mi barriga ha empezado a disminuir.

      No he sangrado, me he repetido sonos, y es lo mismo, no se si esto se debe a que me puse mal por culpa de una situación con mi pareja, y me bajo la presión.

      Tampoco el quería más bebes, yo no estaba buscando embarazo, tengo un nodulo de tiroides y debo operarme, pero una vez supe que tenia mi bebe dentro de mi, me llene de sueños e ilusiones, planifique mi mundo con el y mi otra pequeña, la cual esta aun ilusionada por su hermanit@ que viene pronto.

      Todo es confuso, la sensación que tengo es inexplicable, no comprendo que habrá pasado, tengo miles de dudas que espero se aclaren con la Biopsia, pero el vacío que deja un hijo a una madre, ningún padre lo entenderá.

      Pido a Dios me permita superar y sino, pues que me de fortaleza para entender sus planes.

      Me ha servido de animo leerlas, encontrar historias parecidas y poder sentir apoyo emocional, ya que mi pareja me abandono estando embarazada.

  • Marta dice:

    Gracias por tus palabras, cada palabra, cada coma, cada signo de exclamación…por visibilizarlo…todo… GRACIAS. He tenido 2 abortos despues de mi primer hijo, escuché su latido hasta la semana 9 que se paró, las 2 veces exactamente igual, sin razón aparente y partiendome en 2. También sufrí esa falta de tacto, de empatía, que yo siendo enfermera no me podía ni creer, pero encima de lo que estás pasando te vapulean. Siempre sentiré que tengo 3 hijos, y siempre me sentiré culpable de no haber sido capaz de mantenerlos a salvo, no sé si se supera, pero la falta de visibilidad, la falta de empatía y que siga siendo un tema tabú no ayuda nada a que pueda superarse. Te mando todo mi ánimo y mi apoyo, espero de todo corazón que pronto tengamos ambas; y todas aquellas que están en la misma situación y desean con todas sus fuerzas ser madres por primera vez, por segunda, por tercera o por quinta; nuestro bebé arcoiris. Besazos y abrazos inmensos que aunque no eliminen el dolor al menos reconforten.

  • Rosa dice:

    Vaya llorera me ha entrado!!! Acabo de pasar por lo mismo, en la semana 8+3, y desde la 6 también cada dos días a urgnecias a hacer analíticas y observar el proceso… cómo te entiendo!!! y… los dolores, y al final es como un postparto pero con final no feliz, la gente no lo entiende…
    un abrazo y mucho ánimo!!

    • Gracias Rosa. Un abrazo enorme y mucho ánimo!

      • raquel dice:

        Como entiendo todo lo que has pasado, ahora me ha tocado a mi, a mi bebé se le paro el corazón cuando estaba de 16+3 íbamos para saber el sexo del bebé y no dieron la peor noticia que puedes recibir, el día del parto lo pase muy mal, por qué todo el mundo espera un final feliz pero en este caso no esperas nada y lo único que quieres es salir de ese sitio y no volver más, ahora estoy esperando que me digan que es lo que paso y bueno poco a poco volviendo a revivir, pero es un sentimiento que hasta que no lo vives no sabes lo que se siente y yo sinceramente es que siempre lo recuerdo como si fuese ayer

    • Adriana dice:

      Increíblemente doloroso…. acabo de pasarlo, de hecho creo que todavía lo estoy pasando. Hace menos de una semana desde que me metieron en quirófano para un legrado por aborto diferido…
      Afortunadamente el equipo médico que me atendió es excepcional, empezando por mi gine y pasando por cada una de las personas en quirófano. Aun así, sigue doliendo pero hago como que no porque, total estaba de muy poco tiempo, todo pasa por algo, ya tienes una niña y ese largo etc de razones absurdas por las que parece no importar.
      Hay que hablar más de esto, hay que visibilizar la tristeza y el vacío…
      Mucho ánimo a todas las que han pasado o están pasando esto como yo…somos fuertes, somos madres!

      • Monse dice:

        Hoy fui a control y me dijeron que mi bebé no ha progresado que no tiene latidos. Me citaron el viernes. Estoy sin consuelo porque recuerdo cuando me enteré que sería mamá de nuevo. Recuerdo la alegría de mi hija al enterarse que tendría un hermanito. Y ahora.? Ahora no sé cómo decirle y no tengo fuerzas para cambiarle esa carita de ilusión a una triste. Ella lo deseo tanto. Lo deseamos tanto. Salí llorando del consultorio me sentía como en otro mundo. Sin ningún pensamiento en mi cabeza. sin saber cómo pedirle a Dios que me dé fortaleza. Que quisiera saber qué paso. El viernes me volvieron a citar para ver si hay latidos. Pero las palabras del doctor no fueron alentadoras. Y aunque no quiero ser negativa tengo miedo de la respuesta. Ahora entiendo el dolor de cada una. De cada madre. Porque el hecho de que te alegres y mantengas la ilusión desde que te enteras que estás embarazada y que imaginas una vida con tu bebé eso ya te hace madre. Pues ahora quedaré agradecida por la alegría que sentí y causaste en todos mi bebesito. Y aunque creo mucho en Dios y tengo tanto que agradecerle siento que no tengo mucha fe para el viernes. Reciban un fuerte abrazo y espero que Dios las acompañe siempre.

  • Marian dice:

    Te acabo de leer al ver el storie de malasmadres. Me he sentido muy identificada en cómo te sentías. Mi primer embarazo me pasó lo mismo, todo iba bien en la semana 9 había ido al ginecólogo y lo vimos y lo pudimos escuchar. Pero cuando volví a la semana 11 ya no latía. Ese mismo día no sé explicarlo, pero algo sentí. Algo no iba bien, y así se confirmó por la tarde. Tb me hicieron un legrado, por suerte fue al día siguiente y con la diferencia en que si que me sentí apoyada por los profesionales. Aplaudo que hayas contado tu experiencia porque creo que hay que visivilizarlo más y tratarlo con naturalidad y sobre todo que podamos sentirnos como lo que es, una pérdida y poder hacer el duelo como cada uno quiera. Gracias!

  • Isabel dice:

    Es muy difícil olvidar. Hace 7 años pasé x lo mismo. Con 9 semanas de embarazo. El momento hospital para nada parecido al tuyo, menos doloroso y traumático. Aunque psicológicamente sigue doliendo. Es verdad q se habla muy poco y no se deja pasar el duelo. Yo todavía lo recuerdo. Mucho ánimo y mucha fuerza.

    • Muchas gracias. Un abrazo enorme.

      • Maria dice:

        Pasando por segunda vez por esta pesadilla. Con ganas de despertar pero no veo el momento. Esto es muy duro y leerte me ha ayudado a ver que somos muchas las que pasamos por este dolor aunque no se visualice. Gracias por tus palabras.

    • Verónica dice:

      Totalmente de acuerdo en todo, yo acabo de pasar por esto hace 1 dia y ya es el 3 aborto que tengo y cada cual peor que el anterior. Este de casi 10 semanas. Me siento tan vacia, tan inesperta que no se que hago mal o que no hago. Nadie a mi alrededor me entiende y me dicen que pare de llorar pero no entienden que estoy rota, que en Agosto ya no tendre a mi pequeño entre mis brazos y que no se trata de bueno ya vendra uno que si llegue a termino, pero no saben que ninguno sustituira al que se ha ido. De este ultimo apenas hace 5 dias escuche su latido y me dijeron que estaba perfecto y de repente ayer que se habia muerto hace 1 dia como mucho por las medidas que tenia, aqui es donde te llega la desesperacion y piensas y si no me hubiera movido de casa y si no me hubiera levantado de la cama, seguiria vivo!!!!
      Lo que menos iba a pensar esque en 1 hora cambiaria mi vida por completo.
      Mucho animo a todas las personas que pasamos por estos momentos tan duros y tan incomprendidos.

  • Belen dice:

    Mucho ánimo Raquel

  • María dice:

    Pues sí, duele y mucho y parece que como aún no había nacido no puedes sentir dolor. Mucho ánimo

    • Julia Dávila Pérez dice:

      Me pasó lo mismo en enero. Fui a urgencias en enero a las 5 semanas tras un infimo manchado, pero el miedo y la intuición me puedo. En el hospital me dijeron q de 5 semanas era pronto, q se veía embrion de 5mm y saco vitelino, pero sin latido aún. Q fuera para casa y controlara nuevos manchados. Todo siguió aparentemente normal hasta q fui q un centro de ecos para en la semana 8 poder ver latido e imagen y…. Nada, 10 min la pobre chica buscando y nada. Y ahí lo supe. Fuí al hospital y efectivamente todo seguia igual q cuando fuí la otra vez… La pena te inunda de una manera q no puedes soportar. Elegí el químico y me fuí a casa. Pasé una semana en total y si, lo vi salir. Y lo guardé…. Pq aunq no hubiera nada merecía tener esa despedida. O yo era quien la necesitaba. Y está en un lugar mágico. Es algo q no vas a olvidar nunca. Y solo las q lo han vivido lo entienden. Ahora 8 meses después vuelvo a estar embarazada. Y vuelven los miedos… Pero saldrá bien. Pq los Ángeles a veces se van, pero otras veces vienen para quedarse…
      Gracias por contar y visibilizar tu experiencia.

  • Nuria dice:

    Gracias por expresar lo que yo no he sabido expresar. Me veo totalmente reflejada en tus palabras porque mi caso fue muy parecido. La noche que me introdujeron las famosas pastillas fue la peor de mi vida. Decirte que se sale del pozo pero esa pesadilla se te queda clavada en el corazón y aún a día de hoy, 4 años después, me corta la respiración el recuerdo de esa tarde-noche y los días que le siguieron. Mucho ánimo. Y que nadie se atreva a decirte lo que tienes que sentir. Besinos de una asturiana a la que has emocionado

  • Raquel dice:

    Hola, he tenido la necesidad de escribirte porque parece que este texto lo he escrito yo aunque con algunas diferencias pero con claras similitudes. En primer lugar, me llamo Raquel. El verano pasado me quedé embarazada, y aunque me di cuenta enseguida notaba que no todo estaba bien, no me sentía embarazada y decía a mi familia que me sentía rara, me decían que eran cosas mías. Fui un montón de veces a urgencias en las primeras semanas, me hicieron una eco en la semana 6 y estaba todo bien, pero yo seguía sintiéndome distinta, y no distinta lo en mi primer embarazo, no. Algo pasaba, seguía teniendo sangrado, me decían que era normal, a muchas le pasa, que tenía una ectopia y eso provocaba mi sangrado. Un día ya cansada de esa supuesta normalidad volví a la matrona, me hizo un tacto y había sangre y no era de la ectopia. Urgente al hospital, llegué y tal cual el bebé no había crecido desde la semana 7. Tuve mucha suerte porque la medicación que me dieron no me provoco dolores y tuve una expulsión rápida y sin necesidad de legrado. Pero es una situación que realmente no deseo a nadie.
    Y ahora mismo, estoy de casi 7 meses de una pequeña a la que esperamos con muchísimas ganas, pero lo que es cierto es que este embarazo está siendo difícil porque cada mínimo síntoma extraño vuelve una sensación de miedo incontrolable.

  • Ann dice:

    No hay ánimos que ayuden en una situación así, hace dos semanas pase por algo similar. Era mi primer embarazo y nos despedimos a las 22+5 semanas … yo no sabía que “el proceso” era lo que se siente en un parto… en 4 meses he perdido a mi padre y a mi hijo, y aún así hay que ser fuerte y seguir adelante porque los duelos no se pueden alargar o la sociedad te aparta y te mira mal… muy feo todo

    • YOCELIN C dice:

      HOLA RAQUEL TE ENTIENDO A LA PERFECCION
      HE TENDIO DOS ABORTOS, Y LOS DOS MUY DOLOROS
      ESTOY EMBARAZADA OTRA VEZ Y TENGO LA ESPERANZA DE QUE ESTE SI LLEGUE A TERMINO .PERO CADA DOLOR O CADA SENSACION EXTRAÑA ES UN MIEDO A UN ABORTO
      VOY AL BAÑO Y LO PRIMERO QUE MIRO SON MIS PIERNAS ESPERANDO NO BOTAR SANGRE .ES UNA INCERTIDUMBRE TAN GRANDE , PERO DE CORAZON ESPERO QUE TU PUEDAS SER MADRE OTRA VEZ Y YO TAMBIEN BESOS DESDE CHILE.

  • Aurora dice:

    Hola, a mi me pasó hace dos años exactamente igual que a ti,me he emocionado tanto leyéndote… Un abrazo.

  • Cristina dice:

    Hace 11 años , con 6 meses de gestación empecé a sentir Dolores muy fuertes, mi marido sabía de lo que se trataba. Mi hijo era el primero después de pasar en la vida por muchos malos momentos, por fin algo bueno, pues no la vida siguió dándome palos.
    Al mes de perderlo me volví a quedar embarazada, mi marido siempre me repetirá busca algo positivo sin la perdida no habríamos tenido a nuestra niña.
    10 años después el mismo día perdí a mi marido, después de 25 años de relaciones. Juntos desde que teníamos 16 años.
    El dolor que sufro ahora mismo es tan grande que nadie me puede ayudar.
    Te digo que te apoyes en tu pareja y que disfrutes del día al día porque no sabes lo que te va a pasar mañana.

    • Ta mando un abrazo enorme y mucho amor. Haré caso a las palabras de tu marido.

    • Claudia dice:

      Hoy 24 noviembre 2 dias despues de mi cumpleaños vine al medico por causa de un pequeño sangrado, sangeado que comenzo el 2 de noviembre pero ese dia me realizaron una ecografia y el corazon de mi bebe se escuchaba todo era normal me senti imensamente feliz poe que mi bebe venia bien pero 22 dias despues no aguante mas ese sangrada que como dije era muy poco , tan poco que solo era cuando ne levantava y el resto del dia no salia nada de sangre, pero no aguante y me vine al medico el cual me manda otra ecografia ya que el me reviso y vio todo mut bien, ne fuy feliz a realizarmela le sihe a mi esposo que entraramos a ver el bebe, cuando lo vimos en la pantalla nos pusimis mut felices le veiamos las piernitas, las manos pero nuestra felicidad duro poco cuando nos diho la ecografa que no tenia frecuencia cardiaca que estava muerto me puse muy mal muchisimo y mi esposo me dio un abrazo me dijo que fueramos a realizarnos otra ecografia pero ya es inutil, la gibecologa vio la eco y solo me dijo que si queria que me internaran o si me iba para la casa y alla lo podia expulsar, pero no decidi quedarme y aca estoy esperanso que realicen el preocediniento estoy muy mal me pregunto que hice mal, por que paso , por que 22 dias atras estava bien y hoy no.

  • Ares dice:

    Vivi una despedida de 12 semanas de gemelos, el 13 de agosto de hace 4 años, como muy bien dices, nunca vuelves a ser la misma.
    Hoy puedo decir q vinieron para enseñarme mucho, q entendi lo q la vida me queria explicar, pero me sentido tan identificada con los sentimientos q has descrito…
    La suerte q tube yo, q el equipo de professionales q me rodearon fueron todo amor durante esos dos dias horribles. El tiempo ayuda como muy bien dices a nose muy bien como describirlo, pero nunca eres más la misma! Gracias por compartir tu historia y hacer más visible un problema como este q tratan de forma tan tabu!

  • laura dice:

    Muchas gracias por escribirlo, por hablar de ello, por hacer que muchas nos sintamos identificadas. En mi caso hace mas de un año (en abril 2018), en la semana 17, después de semanas de altibajos con noticias malas y buenas, finalmente resulto ser una malformacion incompatible con la vida, asi que tuvimos que inducir el aborto. Por suerte en mi caso, me atendió un equipo estupendo en el Hospital Vall d’Hebron, todo el equipo médico (ginecóloga, anestesista y matronas) se portó de manera muy humana y profesional. Yo vivo en Francia y bajé a Barcelona expresamente, para poder estar arropada por mi madre, mi familia, mi idioma
    Lo que si vivo igual son los comentarios, muchas veces bienintencionados, pero que no ayudan: «es que no tenia que ser», «mejor asi, todo pasa por algo», o «por suerte ya tienes una», «ya llegará»…
    Desde entonces seguimos intentándolo, pero no llega. Sigo (sobre)llevando mi duelo, y cada mes que pasa me recuerda lo que pudo ser y no fue….

  • Cris dice:

    Se me han saltado las lágrimas leyendote, por desgracia yo he pasado también por eso, excepto la parte de los dolores, en mi caso han sido tres abortos….y pierdes un poco de vida en cada ocasión. Sumada la carga emocional de que fueron embarazos por FIV a las perdidas, he estado a punto de la locura muchas veces. Me he obligado a no recordar las fechas en las que hubieran sido sus cumpleaños, duele mucho e imagino que cada una intenta sobrevivir y sobrellevar como puede esa carga emocional, aunque me resulta imposible olvidar la fecha de su «concepción». Ahora vuelvo a estar embarazada, 14 semanas y no está siendo un embarazo fácil, tengo mucho miedo, ni siquiera lo hemos dicho todavía a la familia. Se que tengo que ser positiva, se que esta vez es la buena, pero soy humana.
    Un beso enorme a todas las mujeres que pasan por esto.

  • Carina Dominici dice:

    Como te entiendo, yo justo hace unos días he pasado por lo mismo, sólo que ésta era la segunda vez, el primero se paró el latido a las 12 semanas aproximadamente y en éste a las 15. Es un dolor muy grande, yo ya no sé qué es lo que pasa, porque el primero venía totalmente sano y éste ya me había hecho prueba analítica y también. Ya pienso en no embarazarme más para no volver a pasar por el mismo dolor. Nadie sabe decirte qué pasó . Es una herida que siempre llevaremos. Muchos ánimos.

  • Gracias por tus palabras. No he querido leer ni responder nada hasta hoy…que ya me siento con fuerzas de responder y hablar más abiertamente del tema. Y me «grabo» cada una de tus palabras. Gracias, de corazón.

  • Thaís dice:

    Cuánto te entiendo y cómo me ha llegado. Yo tuve un aborto en febrero estando de 6+1. La semana anterior me hicieron mi primera ecografia y estaba de 6+1 cuando debía estar de 8 semanas, pero la analítica salió bien y me dijeron que volviera en dos semanas. Una semana más tarde empecé con pérdidas y confirmaron que solamente estaba creciendo el saco pero no mi bebé. Me está costando mucho superarlo y, ahora que estoy de nuevo embarazada de 4+5 tengo mucho miedo. Pienso constantemente que algo puede pasar… Me sentí en ese momento del mismo modo que lo has narrado aunque mi ginecóloga me ayudó y cuando empecé con dolores me llevaron a quirófano para no hacerme sufrir pero al despertar, fue la peor sensación del mundo. Recuerdo llorar de camino a quirófano despidiéndome y hablándole a mi bebé… Nadie puede entender lo que es si no lo ha vivido.
    Gracias por compartirlo con nosotras! Espero que estés mejor y te mando toda mi energía positiva!

  • MARIA dice:

    Es una pena que lo traten como mera rutina. Cuando una experiencia así te cambia la vida. Se debería tener más empatía y explicar bien los procesos.
    Aunque el fin sea el mismo, si te sientes acompañada, respetada y comprendida, el duelo se llevaría mejor.
    Un abrazo

  • Laura dice:

    Esta historia describe mi vida !

  • Carmen dice:

    Es leerte y como si me leyera, hoy me han dicho que mis bebés no han crecido (si mis dos bebes) hace una semana en la primera eco de 5,5 se veían pero me dijeron que eran muy pequeños que tenía que volver hoy a verles y hoy no habían crecido ni había latidos de ninguno de los dos, trato de pensar que Dios sabe del porqué de las cosas.
    Es increíble que todo eso que te dijeron me lo han dicho a mi, era como reescucharlo en mi cabeza, no puedo parar de pensar del porque, trato de no pensar pero es imposible.
    Casualmente también me toca ir el lunes a decirles adiós, he decidido que lo hagan ellos porque no quiero sentir que he sido yo que los ha sacado, mi alma en este momento no tiene consuelo pero espero que Dios me dé la fuerza de afrontarlo, de salir adelante y de no desistir en volver a intentarlo.
    Espero que ya estés mucho mejor y espero estar como tú muy pronto❤️

  • Ana dice:

    No he podido contener las lágrimas al leer este texto. Me sentí exactamente como tú. Siento que nadie, ni siquiera los sanitarios comprenden el dolor de perder a un bebé, por muy pocas semanas que hayan pasado. A mí me dijeron que no había latido de la misma manera que le dicen a alguien que todo está perfecto. Cuando vieron lo mal que me sentía me trataron como si fuera estúpida. Además hicieron énfasis en lo joven que soy y que enseguida tendré otro. Pero sin duda creo que lo más doloroso de este proceso es sentir que para el resto de las personas no ha pasado nada, parece que un bebé hasta que no nace no existe.
    No sé como será para el resto pero yo siento como si hubiera perdido a un ser querido, estoy vacía desde hace semanas.

  • Paloma dice:

    Hola Raquel, ayer me practicaron un legrado, mi bebe se detuvo en la semana 7 y como a ti nadie me explico que iba a sentir que me estaba pasando.. ni siquiera me preguntaron antes de explorarme si no que simplemente metieron los dedos dentro de mi sin decirme que estaban poniendo unas pastillas que me iban a provocar un parto… despues de 18h esperando quirofano y retorciendome de dolor a algun iluminado se le ocurrio decirme que solo era un legrado que no tenia porque llorar y que cerrara las piernas y apretara porque estaba sangrando mucho… jamas voy a ser la misma y no paro de recordar el momento una y otra vez.. porque ayer mi bebe estaba dentro de mi, con su mama, protegido donde nada podia dañarle y hoy le tengo que explicar a mi corazon donde poner tanto amor que tenia para el.. y que hacer con esta pena negra que se esta estan extendiendo lentamente

  • Alicia dice:

    Es la primera vez que alguien relata una experiencia tan igual a la que pase yo. Muchas gracias. Claro que se puede saber de cuánto estás, a veces pienso que te engañan para que esperes esas semanas o meses » más tranquila». Se habla de los dolores del parto pero no de los de un aborto. Y claro que es una experiencia que te cambia para siempre.

  • yael dice:

    Cuando leemos a otra que pasó por lo mismo, nos sentimos comprendidas, escuchadas… Como dicen todas es un duelo qe debemos atravesar y no dejar pasar. Hace pocos dias perdi en la semana 11 a mis mellizos, gracias a dios a pesar de todo el dolor fisico y espiritual me atendieron buenos medicos. Lo que me calma de todo esto, cosa difícil no??, es que no hay nada en este mundo que nose para nuesto bien, que todo tiene una razó de ser. Cada ser humano vino a este mundo con un prorósito, misión decretada, a veces bajan a este mundo por tan solo unas semanas…, y nosotras fuimos escogidas para que esas almas puras bajen en nuestros cuerpos. No sabemos el porque, quiza nunca lo sabremos, pero lo que si es que tenemos que saber que hay un dios que dirige el mundo y nos cuida.
    Nadie puede sentir el dolor de tener un vacio en nuestro cuerpo, el sentir que tus hijos ya no estan contigo, que los sentiiste crecer parte de tu cuerpo, creo que ellos van a ser siempre parte de nuestra vida.
    Pero debemos salir adelante, para todo en esta vida hay solución, y estoy segura de todas vamos a ser madres nuevamente! les envio un sin fin de bendciones, pero sobre todo de abrazos, de esos que curan el alma y alivian un poco el dolor.

    Fuerza !!!!!

  • Paty dice:

    Estoy viviendo mi sueño, a las 8 semanas me dijeron no se ve el bebé, solo el saco, esperemos dos semanas, dos semanas que se convirtieron en 3 porque en ese transcurso tuve COVID, semanas horribles con malestar y sin medicamentos porque pensaba que le harían daño a mi bebé y pasó lo peor, sangrado, rompí la cuarentena para ir al médico y escuchar, el embarazo no progresa, el saco gestacional está vacío… luego de eso decidir si esperar el aborto espontáneo o hacerme el legrado, escogí la primera sin saber bien que decía pero mi pareja que ya había vivido eso con su ex dijo esperamos, luego me explico lo que sería el legrado, regrese a casa a esperar y unos días después empezó el sangrado, un día en la noche dolores muy fuertes que supe luego eran contracciones, estaba de parto, un parto sin una vida. Iba al baño y veía trozos de hígado que cada que veía pensaba mi bebé, si me paraba era horrible la cantidad de sangre y al sentir gran dolor sabía, viene otro trozo de hígado.. Tengo casi 40 años y siempre pensé no podría tener hijos, todos mis ex parejas eran padres y yo nada y sucedió lo que llame mi milagro pero mi pareja no quería más hijos ask que para él no fue una buena noticia, aún así me acompaño en todo esto pero hoy pasadas dos semanas de esto, en qué los últimos días reí y lleve mi vida “normal” me encontró en cama llorando y su reacción esta vez fue otra, me consoló pero luego me hablo como molesto, haría la cena y me pregunto si comería y dije que no, o sea con que ánimo, y su respuesta fue molesto, tumbo puertas y se fue de la habitación a la sala, a veces siento que para él fue librarse de un problema, me siento muy sola en este dolor y Nose que hacer, estoy tratando de ser fuerte pero hay días en que siento que no puedo más

  • Katherina Araya Escobar dice:

    Hola, sintiendo lo mismo que muchas, estoy pasando también por un aborto retenido, recién el martes 18 en la eco ya no había latido, tenia 9 semanas ahí, pero mi bebé quedó de 8 semanas, al igual que el anterior. Ahora esperando a mi doctor el lunes 24, sintiendo pena, rabia, impotencia.
    Han sido 3 veces ya, la primera en septiembre del 2020, micro aborto, de 5 semanas, con un saquito vacío. El 2021 con 7 semanas estaba todo bien, sus latidos, su porte, a los 3 meses me tocaba eco y no podían ver nada, me la cambiaron a una transvaginal y ahí, ya no había latido (quedo de 8 semanas), me hicieron legrado, afortunadamente me trataron muy bien. Luego en septiembre me operan de un teratoma en el ovario derecho, me tuvieron que quitar el ovario (era de 10 centímetros y lo comprometió), todo salió bien y tengo mi otro ovario sanito. Y este 2022, pensando que sería distinto, con felicidad y con miedo, nuevamente queda de 8 semanas, angustia, dolor, impotencia, rabia. Hice todo al pie de la letra, me cuidé y pasa nuevamente. Ahora sólo a esperar…
    Un abrazo a todas desde Chile.
    Katherinan Araya.

  • Vguerra dice:

    Dios te bendiga .y puedas traer un bb a tu hogar .mucho amor y cariño para ti.

  • Maria dice:

    Lo siento mucho por todas, pero cuando llevéis 11 años viviendo lo mismo y con las mismas sensaciones, os aseguro que estaréis tan vacías que no sentiréis ningún tipo de dolor…

Deja una respuesta