Se agregó correctamente a su carrito.

Carrito

Durante el posparto, las recientes mamás presentan una serie de cambios en su organismo que marcan el inicio de una nueva vida. El cuerpo debe adaptarse a una nueva etapa, a un nuevo cambio después del parto y del embarazo. Por ello, se deben conocer los cambios que se producen para entenderlos y saber cómo gestionarlos.

El entrenamiento para la recuperación posparto es una necesidad. No se debe retomar el ejercicio físico sin haber pasado por una readaptación al movimiento de la función corporal. Lo primero que debemos hacer antes de comenzar a entrenar, por tanto, es revisar nuestra esfera abdominopélvica. Independientemente de que el parto haya sido por cesárea o vaginal, es importante realizarnos una valoración de suelo pélvico, paralela y complementaria a las revisiones del equipo médico. En esta valoración no solo sabremos en qué estado queda la musculatura del periné, sino también en qué estado ha quedado la esfera abdominal al completo, el diafragma y la postura, tanto en estático como en diferentes movimientos y gestos cotidianos. Así se valorará si existe o no diástasis abdominal, ya que cómo gestionar la diástasis depende del tipo que sea y la trofia de los tejidos. En ocasiones, el entrenamiento y la fisioterapia por sí solas no serán efectivas si no hay una buena calidad del tejido, por lo que se debe detectar cómo están los tejidos corporales para poder sacarle partido al máximo a los entrenamientos.

¿Cuándo debemos hacer la valoración? Una vez pasada la cuarentena, cuando el útero ha involucionado y tenemos el alta médica, es el momento de pasar por esta valoración. Solemos recomendar esperar 6 semanas si ha sido parto vaginal y 8 semanas si ha sido parto por cesárea. A parte de conocer cómo ha quedado el estado general del periné y abdomen, las entrenadoras podrán marcar los objetivos de entrenamiento y tratamiento que necesites para poder tener una recuperación íntegra y prevenir lesiones futuras.

Las clases de MAMIfit® para el Posparto son clases de actividad física especializadas en la recuperación del cuerpo de la mujer tras el parto. Tienen una hora de duración en las que se trabaja mediante entrenamiento concurrente (fuerza y aeróbico) el cuerpo de manera global y funcional. Siempre se puede venir acompañada de los más pequeños, independientemente de la edad que tengan, aunque el entrenamiento estará exclusivamente centrado en la recuperación de la madre.

Integramos en todos nuestros entrenamientos la técnica hipopresiva y el Método 5p (trabajando con Wood roller y winner flow) con el objetivo de integrar estas dos técnicas de rehabilitación de suelo pélvico de manera complementaria a todos nuestros entrenamientos.  Nuestro objetivo es que las mujeres APRENDAN a cuidarse e identificar qué tipo de ejercicio es adecuado en cada etapa de su vida, especialmente en el delicado puerperio.

Cuidarse para cuidar

Recomendamos empezar las clases de MAMIfit® Posparto a partir de la sexta semana, si se trata de parto vaginal, y la octava semana, si ha sido por cesárea. En ambos casos recomendamos la previa confirmación médica y la valoración de un fisioterapeuta especializado en uroginecología.

¿Qué se pretende conseguir en estas clases?

  • Reactivar el suelo pélvico y la faja abdominal de manera segura y efectiva acorde a los objetivos marcados por los fisioterapeutas y de manera individualizada para cada mujer
  • Corregir las descompensaciones corporales que produce el embarazo
  • Tonificar la musculatura, especialmente glúteos y espalda
  • Evitar o disminuir los dolores de espalda y/o cervicales
  • Devolver la funcionalidad a la línea alba mejorando el tono y recuperando la diástasis abdominal
  • Gestionar correctamente las presiones intra-abdominales
  • Prevenir o recuperar de la depresión post parto (efecto tribu)
  • Normalizar la postura
  • Recuperar el peso corporal
  • Evitar posibles lesiones

Nuestros objetivos generales en todo posparto serán:

  • Determinar los daños músculos-esqueléticos ocurridos, tanto por el desplazamiento del centro de gravedad, debido al volumen abdominal, como por el proceso del parto.
  • Restauración y reconexión del proceso respiratorio
  • Reconexión del suelo pélvico
  • Reprogramación de la faja lumbo-abdominal
  • Activación sistema tónico postural
  • Funcionalidad de la diástasis abdominal
  • Corregir la postura

Como objetivos secundarios planteamos:

  • Disminución del porcentaje de masa grasa y aumento del porcentaje de masa magra.
  • Retomar la condición física previa al embarazo
  • Volver al peso óptimo
  • Retomar la disciplina deportiva

Es común encontrar en el posparto hipotonía muscular de la pared del abdomen y del suelo pélvico, lo cual puede producir dolores musculares en la región lumbar, abdominal y perineal, dolores articulares y dolor lumbopélvico. Además, por el aumento del tejido mamario y las posturas adoptadas durante la lactancia, la cintura escapular y los hombros adoptan una postura enrollada hacia delante, pudiendo generar lesiones y dolor cervical y del manguito de los rotadores. Junto a la hipotonía, también se puede encontrar en el posparto luxaciones del coxis y de la sínfisis del pubis, compresiones nerviosas por la compresión de las estructuras pélvicas por el descenso de la cabeza del bebé y otra larga lista de modificaciones articulaciones. Por todo ello es imprescindible entrenar en el posparto.

Existen numerosos estudios que demuestran todos los beneficios de un programa de entrenamiento durante la fase de posparto:

  • Recuperación del peso y mejora de la condición física (aumento de masa magra y disminución del porcentaje graso).
  • Mejora y prevención de la incontinencia urinaria.
  • Mejora del estado psicológico.
  • Mejora de la calidad de sueño.
  • Reduce el estrés y la ansiedad.
  • Funcionalidad e incluso cierre de la diástasis.

Por ello, para cuidar tu suelo pélvico, abdomen, postura y prevenir complicaciones y lesiones asociadas, es importante entrenar y readaptar al cuerpo de nuevo tras el trauma físico que supone el embarazo y el parto.

El entrenamiento posparto tiene por protagonistas al abdomen, suelo pélvico y a la postura. En ellos se trabaja el funcionamiento del abdomen en todos los movimientos del día a día, la función del periné ante aumentos de presión abdominal y ante el impacto y se insiste en el trabajo de fuerza y cardiovascular para mejorar la composición corporal.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta