Se agregó correctamente a su carrito.

Carrito

La verdad es que, aunque siendo profesional del ámbito de la maternidad, de los acompañamientos y la crianza …nada como la vida misma.

Mi embarazo ya me derribó muchos prejuicios y muros. El parto, ni te cuento. Aún habiendo trabajado mis expectativas de parto ideal, la vida, el misterio, volvió a sorprenderme con un par de sustos de mi pequeñita, para los cuales ni la mejor formación, ni el mejor trabajo, ni la experiencia de otras, ni todos los libros del mundo te preparan para algo así.

Yo ahora mismo estoy pasando un posparto que me está rompiendo todos los moldes.  Cuando acompañas tienes clarísimo que «cuanto más te cuides tú, mejor vas a cuidar a tu bebé»,  «tienes que nutrirte para nutrir”, y un largo etcétera.  Y verdades verdaderas, pero a veces qué difíciles hacerlas.

Yo me he encontrado con un vínculo que me llena de amor, me crea una dependencia que entiendo como sana por supervivencia biológica… Y todo lo demás se va al traste. Sé que tengo que hacerme responsable de mí, de mi recuperación tras el parto, pero resulta complicado. Entonces, veo Instagram, lleno de mujeres recién paridas y con unos cuerpazos, sin sueño, con el pelo limpio y la manicura hecha (aquí mi anhelo por una sesión beutty;).

Las veo en vídeos haciendo yoga con sus bebés, solas consiguiendo hacer los ejercicios hipopresivos tan necesario para la recuperación. Y luego me veo yo en el día a día. Con mi intento de subirme al Wood roller de MAMIfit, si lo consigo  la semana que mejor va (y lo mejor que me siento después de hacerlo).

Me cuesta la vida dejar a mi bebé llorando en brazos amorosos de las buenas abuelas o el buen padre para irme a bailar, a hacer pilates, o cualquier cosa que necesite mi cuerpo y mi alma ahora mismo. Y es que está bebé sigue enseñándome a bajar, a ver a otras madres sin juicio, a mirarme al espejo y verme con otros ojos.

Siento que es difícil el camino del medio, el que está entre «recupero mi vida a pesar de tener que dejar a mi bebé sin sentir abandono» , y el «qué era yo antes de ser madre». Son momentos hermosos y duros, momentos llenos de amor y de los pensamientos más oscuros. Y cuánto de importante es rodearte de personas que te animan, te sostienen, te ayudan y de profesionales que te ayudan a recuperar tu cuerpo, tu fuerza, te informan.

A mi madre y mi suegra, ejemplos de mujeres de otros tiempos que sostienen sin juicio, a mi hermana de sangre y hermanas de vida. A mí compañero de vida, feliz de estar en esta aventura con él y siempre a mi pequeña cachorra que cada día me muestra algo y me ayuda a crecer.

Y hay tantas experiencias como vida.  ¿Cómo fue con vuestro posparto?

Os dejo algunos tips que me parecen importantes para cuidar un posparto:

  • Tener clara la máxima de “Cuanto mejor estés tú, mejor está tu bebe”
  • Trabajarte una buena red.
  • Hacer ejercicio, estiramientos, lo que esté a tu medida en ese momento. Subirte al Wood Roller de MAMIfit, aunque sea 5 minutos, llegará el día en que puedas hacerlo 20 minutos y todos los días.
  • Una buena y sana alimentación.
  • Invierte tiempo en descansar, aunque la casa esté patas arriba.

Espero que os ayude.

 

Deja una respuesta